jueves , diciembre 8 2022

El caballero de la armadura oxidada: una mirada Ontológica

(Iresumiendolo.com)

   Por Braian David para concienciahoy.com 

*Colaboración de Oscar Lalanne 

 

La vida está repleta de oportunidades que cambian nuestra perspectiva sobre lo que creemos que es valioso. Ya sea bueno, malo o como nos han dicho que debemos pensar las personas que nos rodean. Y muchas veces, ocultamos nuestros pensamientos e ideas, con el fin de agradar a los demás o ser aceptados. Ocultamos nuestro cuerpo dentro de una armadura.

Sin embargo a veces no nos damos cuenta de que esa imagen se va acoplando de forma permanente en nuestro cuerpo y pensamientos, y de a poco nos vamos alejando de las cosas que realmente nos importan porque nos acostumbramos a actuar de una manera que se aleja a nuestra verdadera identidad .

Y aquí es donde el libro El Caballero de la Armadura Oxidada (Robert Fisher 1987) entra en juego. Porque lo que se relata es la historia de un caballero medieval que es bueno, generoso y amoroso, que dedica su vida a luchar, a matar dragones y rescatar doncellas. Este caballero, lleva una armadura muy brillante, con la que se siente importante y grandioso, y siempre la lleva puesta, incluso dormía con ella. Pero llego un día que su mujer le pidió que se la quitara y no pudo. Y así emprendió un largo viaje para desprenderse de esa armadura. En ese viaje recibe la ayuda de varios personajes como el mago Merlín, el bufón «Bolsalegre», el Rey, una ardilla y una paloma.

¿Por qué la ontología tiene relación con este cuento? porque el libro busca responder preguntas como: ¿Quiénes somos realmente? ¿Vivimos conforme a nuestro verdadero ser? ¿hemos ido representando los diferentes papeles según la obra de teatro que se nos iba presentando?  Y el coaching ontológico analiza nuestros pensamientos, para encontrar respuestas a los problemas que queremos resolver.

A veces (como el caballero) nos creemos buenos, generosos y amorosos, e intentamos demostrarlo a todo el mundo.

Nos hemos convertido en caballeros de brillante armadura y hemos olvidado lo verdaderamente importante de amar, sentir, vivir y experimentar.

¿Qué es exactamente lo que esconde esta actitud de querer demostrar?

Tal vez baja autoestima, falta de amor por uno mismo. Por ejemplo: el caballero pretende mantenerse muy ocupado, lucha miles de batallas o no para de rescatar doncellas (incluso a las que no quieren ser rescatadas) pero en el fondo, desea ocultar ese otro lado que todos tenemos, que nos complementa y debemos aceptar.

¿Cuántos nos queremos de verdad ? ¿Nos aceptamos tal y como somos en nuestro interior? Hay que saber detenernos a observar. Escuchar lo que los demás nos dicen y comprometernos a tomar acciones positivas.

Cuesta enfrentarse a la verdad y hay veces que le pasa al caballero que solo cuando ya hemos tocado fondo, cuando nuestras fuerzas han desaparecido, es cuando estamos realmente preparados para descubrir y recibir la ayuda necesaria.

Aquí entra Merlín, el maestro, guía, que todos tenemos, al que podemos y debemos pedir ayuda para avanzar. Es el que nos enseña que el pasado, presente y futuro son UNO, cuando están conectados a la fuente, cuando somos uno, con la esencia, con el universo.

Primero debemos reconocer que llevamos un armadura puesta y después poner los medios necesarios para desprendernos de ella.

Vamos a realizar un viaje hacia adentro de nosotros, por un sendero que no es fácil de seguir, sino duro, complicado y en él nos vamos a ir dando cuenta de los errores que hemos cometido en el pasado. Y se va a ir estrechando conforme vayamos profundizando cada vez más en nosotros mismos y tendremos que desprendernos de todo aquellos apegos que hemos ido añadiendo al armadura. Un camino que para recorrerlo hay que ir desarrollando cualidades como: ser una persona auténtica; ser sinceros, rectos, porque caminar con la mentira o la ignorancia es más fácil que andar con la verdad.

Pero si nos salimos del sendero de la verdad y nos desviamos, todo será error y oscuridad, porque iremos de la mano de los celos, de los miedos, de la falta de honestidad, de la avaricia. En cambio si lo seguimos, conseguiremos conocer realmente.

Y desde esta perspectiva podemos avanzar hacia los 3 castillos: el del silencio; del conocimiento; de la voluntad y la osadía.

Finalmente al llegar a la cima de la verdad, solo queda un último obstáculo: la confianza.

Debemos aceptar la vida y liberarnos de todo aquello que creemos saber, dejar de culpar a los demás por lo que nos pasa y hacernos responsables de nuestros pensamientos y así convertirnos en protagonistas. Tenemos que soltar esos juicios que fuimos realizando, porque «aunque este universo poseo, nada poseo, pues no puedo conocer lo desconocido, si me aferro a lo conocido».

Ya cuando seamos capaces de conocer todo eso, de conocernos a nosotros mismos, de escucharnos y amarnos, seremos capaces de amar a los demás. Seremos amor.

Por estas razones y más, es formidable darle una oportunidad a este libro. Porque hay un antes y un después de haberlo leído. El Caballero de la armadura occidada ha sido analizado, recomendado y utilizado como herramienta por catedráticos, psicólogos y terapeutas en sus talleres, cursos y terapias, y más que nada porque tanto hombres como mujeres, somos caballeros que vamos en busca de la alegría, el amor, la felicidad y la libertad.


 

Ver también

Coaching para el éxito

 Por Braian David para concienciahoy.com  *Colaboración de Oscar Lalanne  No importa en qué etapa estés …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *