Entrevista a Gabriela Cosentino, la autora de Health Coauch. Elegí bien-estar

na mañana no pudo levantarse de la cama, y después de aquel episodio y un estudio de sangre confirmó su diagnóstico: celiaquía. «Todo el mundo me decía que cuando empezara la dieta sin gluten iba a sentirme bárbara otra vez», confiesa Cosentino en las primeras páginas del libro. Pero eso nunca sucedió, y a partir de allí su vida se convirtió en un rally por diferentes médicos y nutricionistas.

La cocina sin gluten fue para Cosentino una parte de la metamorfosis hacia un estilo de vida saludable. No sólo tuvo que abandonar las harinas, incluso las aptas para celíacos, sino que le dio un giro de 360 grados a la mayoría de sus hábitos y rutinas. Aprendió a comer mejor, a cocinar recetas fáciles y sencillas, a encontrar una verdadera motivación para hacer actividad física y a descansar bien.

«Desde que adopté este nuevo estilo de vida natural y sano no me enfermo, ni siquiera me resfrío. Y va mucho más allá de una dieta sin gluten, ya que aprendí a escuchar a mi cuerpo, conocer mis necesidades y entender qué es lo que me hace bien, y qué debo evitar», resume la autora.

Gabriela Cosentino
-Un health coach es un asesor en salud y nutrición, un mentor que trabaja con personas para ayudarlos a sentirse en su mejor estado a través de cambios en su alimentación y su estilo de vida.

-¿Cuál es el valor que hace la diferencia con respecto a un nutricionista, por ejemplo?

-El valor agregado y diferencial de esta disciplina es la visión holística e integral de la persona basándose en su bio individualidad y tratando a la persona como un todo.

¿Cuáles son los fundamentos en los que se apoya el health coaching?

-Bio individualidad: cada persona es diferente y por eso necesita una especial atención según sus preferencias, gustos, forma de cuerpo, tamaño, estilo de vida, personalidad, metabolismo. Tenemos en cuenta que cada persona es especial, por eso es que no nos casamos con ninguna teoría dietaria ni pensamos que todos los programas sirven para todas las personas.

Comida primaria: la comida va más allá de lo que comemos. Las relaciones personales positivas, una carrera profesional satisfactoria, la actividad física practicada de manera habitual y una vida espiritual plena pueden llenarte de satisfacción y saciar tu hambre.

Comida secundaria: es la comida que ingerimos. Cuando la comida primaria está en equilibrio, la comida secundaria generalmente también.

Visión holística: la idea de la salud vista desde una visión holística implica mirar a la persona en su totalidad, en vez de cada una de sus partes.

-¿Al igual que un personal shopper lleva a su cliente de recorrida por las tiendas de moda, un health coach debería acompañarnos por las góndolas del supermercado?

-A través de mi trabajo acompaño y asesoro a las personas a lograr su objetivo y a realizar un cambio de estilo de vida. Para lograr esto muchas veces acompaño a mis clientes al supermercado para enseñarles los alimentos que pueden seleccionar y reemplazar en sus dietas. También repaso los productos que las personas tienen tanto en la heladera como en sus alacenas, siempre respetando las particularidades de cada persona y sugiriendo productos para reemplazar los que consumen actualmente. En algunos casos, también he capacitado al personal de cocina para que puedan elaborar recetas saludables que también preparo para cada cliente según sus objetivos.

En el libro se mencionan algunos productos que «no pueden faltar en tu cocina»: kale, sal del Himalaya, cúrcuma, aceite de coco o aceite de sésamo. ¿Son realmente infaltables para una vida saludable?

-Si bien no hay una lista exacta de los productos que todos deben consumir, ya que como indiqué anteriormente depende de los gustos, preferencias, estilo de vida y objetivos, en mi libro menciono algunos productos que recomiendo para comenzar a realizar el cambio. Las verduras cumplen un rol muy importante en este tipo de alimentación y son infaltables; la sal de mesa es conveniente reemplazarla por la sal marina o del Himalaya; las especias son ingredientes que siempre están presentes en la mayoría de las recetas, en especial la cúrcuma que además de poseer muchas propiedades nutricionales es anti inflamatoria; y los aceites de coco y de sésamo, que son muy ricos y aportan Omega 3. El aceite de coco es muy versátil y se puede someter a altas temperaturas sin oxidarse y se utiliza tanto en recetas dulces como saladas.

El coaching se puso de moda. Desde el laboral, hasta el familiar y pasando por el literario y para políticos. ¿Por qué tener un entrenador para cada rubro de la vida?

-Si bien el coaching se ha puesto de moda, su práctica responde a una necesidad de la gente de asesoramiento desde un punto de vista más integral para los diferentes ámbitos de sus vidas. El estrés que se vive actualmente, las presiones laborales y personales, la vorágine de las grandes ciudades son las causantes de la necesidad de recurrir a profesionales que puedan guiar en este proceso.

En el caso del health coaching hoy la gente es más consciente de que se necesita realizar un cambio en función de los hábitos, tanto de comida primaria como de comida secundaria, y así encontrar un equilibrio para sentirnos mejor, con más energía y estar más saludables. Recibo muchas consultas de gente que desea realizar este cambio de estilo de vida pero no sabe por dónde empezar, qué comer, cómo elaborar las comidas, cómo comprometerse a realizar ejercicio con asiduidad, cómo lograr una conexión con nosotros mismos y cómo mantener este cambio a lo largo del tiempo. A través del asesoramiento, ya sea con las clases de alimentacion consciente, los programas de detox, las viandas saludables, los planes de alimentación en función de las necesidades de cada persona, o las jornadas de bienestar mis clientes logran el equilibrio buscado y se encaminan para realizar el cambio que se proponen.

-¿Cuánto tiempo debe durar el entrenamiento?

La duración varía según cada persona, pero se puede decir que los programas se extienden entre 1 y 6 meses.

Fuente La Nación