Por Braian David para Conciencia Hoy 

*Colaboración de Oscar Lalanne 

Afirmaciones vs Juicios:

Muchas veces sentimos que debemos comentar lo que observamos, esperando que las personas nos comprendan. Por estas razones, en algunas ocasiones no nos entendemos con nuestro alrededor. O en palabras de Platón:

«Los hombres sabios hablan porque tienen algo que decir; los necios porque tienen que decir algo»

Nuestras declaraciones pueden generar un cambio en las acciones e incluso influir en el comportamiento de aquellos sobre los cuales realizamos un juicio. Por eso cuando analizamos por ejemplo las frases “Pedro tiene 40 años” y “Pedro es joven” observamos que son similares pero ontológicamente distintas.

¿Por qué?

El primer ejemplo es acorde al mundo, porque ya se sabía la edad de Pedro antes de que yo lo dijera. Por lo tanto, estoy AFIRMANDO que Pedro tiene 40 años y es una observación objetiva que se sustenta en los hechos.

En cambio «Pedro es una persona joven» es subjetivo, ya que alguien podría comentar «Pedro no es tan joven», confirmando que lo que decimos no es más que una opinión, un JUICIO y nuestro entorno puede no estar de acuerdo. Además si nuestro pensamiento logra afectar la realidad de Pedro, entonces también modificamos el mundo al que pertenecemos.

Los juicios en lo cotidiano

En el día hacemos miles de juicios, sin importar la posición social que nos han otorgado. Es decir que la manera que actuamos cambia si estamos en presencia de una autoridad o a personas que ocupan un rango superior al nuestro, por ejemplo un profesor, jefe, instructor, etc. Si estoy haciendo ejercicio en el gimnasio y la persona que está a mi lado me dice «Estás haciendo mal la rutina» tal vez responda “Concentrate en lo tuyo”. Pero si estoy con el preparador físico y me repite lo mismo, mi respuesta será diferente.

El juicio vive en la persona que lo formula, y puede comprometernos. Si yo digo «nunca vas a alcanzar el estado físico que querés» tengo que poder defender mi juicio, porque las otras personas pueden no estar de acuerdo y entra en riesgo mi autoridad.

Los juicios, además de considerarlos válidos o inválidos, pueden ser fundados o infundados, deben ser más certeros.

Por eso desde el coaching se explica que comprenden:

  • El dominio: de dónde viene, el origen. Ejemplo: el ámbito laboral.
  • El standard o el punto, modelo o patron, reconocerlo y poder compararlo con el de los demás
  • Afirmaciones, saber que es correcto de lo que digo
  • Para qué, cuál es el motivo
  • El juicio opuesto desde nuestro punto de vista y que simpre hay polaridades.

Todo juicio siempre será subjetivo y hay que fundamentarlo. El fundamento es el principio o el cimiento sobre el cual se apoya y se desarrolla una cosa. Es la base literal o material, el sustento de algo.

Por otro lado a las afirmaciones las utilizamos para ratificar lo dicho o fortalecer nuestra opinión. Se basa en la comprensión y descripción del mundo con nuestras palabras.

Nace por la previa observación de lo que sucede a nuestro alrededor (podría decirse que es más deductivo) por ejemplo: si miro por la ventana y veo que está nevando, puedo pensar «afuera está nevando, entonces hace frío» es una afirmación porque la nieve se presenta cuando hay temperaturas bajas, y es lo que estoy observando, es un hecho comprobable.

Tampoco quiere decir que la realidad es ésa, puede cambiar según el observador. Quizá la otra persona ve la nieve pero no siente el frío, entonces para él/ella esta agradable. Lo relevante no solo está en que alguien más rechace lo que pensamos, sino en cómo respondemos ante la duda, ¿es nuestra versión errónea?

Las afirmaciones no siempre son correctas, son el medio con el cual describimos nuestro punto de vista, sea falso o verdadero, y dejar en claro lo que observamos. Esto nos permitirá conectar con otras personas, y saber si piensan como nosotros o al menos si lo que decimos tiene sentido, sin acuerdo no podemos ver objetivamente y nos alejamos de la realidad.

Por lo tanto:

  • Acomodamos nuestros pensamientos de acuerdo al mundo
  • La realiza un observador
  • Lo que observamos no describe la realidad, sino nuestro punto de vista
  • De las afirmaciones se pueden generar juicios

Como seres humanos sentimos la necesidad de dar a conocer nuestra opinión, para que los demás sepan nuestro punto de vista. Por eso es de crucial importancia comprender lo fundamental de las afirmaciones y los juicios. Porque así generamos la oportunidad de mejorar la comunicación y entender que no estamos solos en el mundo.

Para expandir los conceptos: