Por CÉSAR PIQUERAS

¿Cuándo fue la última vez que realizaste un viaje de esos que cambia algo en tu vida? ¿Cuánto hace que no descubres algo nuevo?…

Explorar, viajar, descubrir… todo ello forma parte de nuestro ADN, gracias a esta cualidad hemos llegado al lugar en el que estamos hoy. Es gracias a los que se aventuraron a entrar en territorios desconocidos que podemos ser quienes somos. Gracias a los que hoy exploran, podremos vivir un futuro mejor y diferente.

En los viajes descubres, sientes, exploras… de alguna forma te adentras en dimensiones distintas, zonas que no conocías, personas que te sorprenden, lugares que te tocan, sensaciones que te acarician, como si por vez primera sintieras algo nuevo.

Y como todo el que descubre, el viajero/a aprende, y en ese aprender hay un renacimiento, algo nuevo que crece dentro de ti y que te ha proporcionado el viaje.

#DESAFIOORDESA2017

El Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido es una de esas zonas de nuestro maravilloso país (España) más bellas y con mejores paisajes. Uno se siente en el corazón de algo formidable cuando pasea por este parque natural. Este año mi aventura está  allí.

Empieza este viaje en el Valle de Pineta, después de una noche en el Parador de Bielsa, al día siguiente a primera hora se sube al Collado de Añisclo (1200m muy verticales) para bajar el cañon de Añisclo al completo (he estado varias veces por allí y es una pasada), y la  noche se duerme en Nerín.

Al día siguiente  una ruta muy sencilla, prácticamente todo pista forestal, pero larga en distancia que  llevara desde Nerín a Torla por todo lo alto del Valle de Ordesa, con unas vistas impresionantes al otro lado: la Brecha de Rolando, Monte Perdido, El Casco y otros picos geniales.

El tercer día es la ruta Torla – Refugio de Goriz. Una ruta sencilla y fácil, además muy transitada que acabará en uno de los refugios más conocidos por cualquier montañista. Sin embargo, a estas alturas no queda una plaza libre para dormir en el refugio y  toca dormir en el saco al aire libre, haciendo vivac, es decir al raso.  En el 2004 conseguí hacer 99kms de montaña pirenaica en tres días, durmiendo en vivac. Aunque bien es cierto que los años pesan.

El último día es de nuevo un lujo a nivel paisajístico, hacer la ruta Refugio de Góriz – Parador de Pineta, pasando una vez más por el Collado de Añisclo de vuelta y durmiendo una vez más en el Parador.