Coaching Vocacional

Descubrir aquello que nos apasiona, nos inspira, dedicarnos a una determinada forma de vida o determinado trabajo forma parte del proceso de diseñar nuestro futuro.

De niños jugamos a responder el interrogante de los adultos ¿Quién quieres ser cuándo seas grande? Los niños usualmente responden a esta pregunta sin demasiadas vueltas.

Sin embargo, a medida que vamos creciendo y nos vamos acercando a la vida adulta responder a éste interrogante no resulta tan sencillo para todos, mucho menos encaminar las acciones para atrevernos a ser quien queremos ser.

Transitar el camino de cuestionarnos quienes queremos ser, diseñar futuro y ejecutar acciones para encaminarnos a la vida profesional que soñamos, es posible con el acompañamiento personalizado de un Coach Profesional.

El coaching te permite Visualizar, Diseñar y Crear la mejor versión de ti mismo. En el camino te posibilita un mayor entendimiento, desarrollar inteligencia emocional, tener más claridad mental, definir con precisión tus metas u objetivos, y encaminarte hacia ellos con creatividad, confianza y seguridad.

El origen etimológico de vocación nos dice que significa llamado. Según la Vulgata, Jesús dijo: Mukti autem sunt vocati pauci vero electi – Muchos son los llamados y pocos los escogidos (Vulgata, Mateo 22,14)-. Vocación es la acción y efecto de llamar (del verbo vocare). Y ese llamado es posible percibirlo con una mayor escucha de uno mismo, es decir, de cosechar un autoconocimiento para reconocer esa voz interna; y se refiere a la naturaleza humana de seguir una determinada actividad o profesión.

pq

Descubrir tu para qué te conecta con un propósito y sentido en tu vida.

Te propongo iniciar un camino de autoconocimiento para convertirte en el arquitecto de tu futuro.

Para mi una carrera es un medio que te conecta con tu para qué, y no un fin en sí mismo.

ojo

Quiero compartirte el testimonio de Ana luz, quien llegó a mí en el Primer Congreso Internacional de Coaching, Neurociencias e Inteligencia Emocional, realizado en Córdoba en Mayo de éste año.

Recuerdo las primeras palabras que intercambiamos allí con Ana, dónde me transmitió el momento de indecisión en que se encontraba en su vida respecto a su carrera. Le gustaban muchas cosas. Ella había comenzado a estudiar Cine, y estaba en un momento de su vida en que se estaba dando cuenta que su carrera no la llevaba hacia su propósito de vida, y no sabía qué camino seguir, y sentía que el camino escogido ya no representaba un desafío para ella.

analuz

Ana Luz Yrastorza, 19 años, de San Luis.

 

Hemos realizado juntas un proceso de 5 sesiones On Line personalizadas, y quiero compartirles su testimonio:

“Desde un principio las charlas con Ceci fueron muy amenas, en la primer sesión para conocernos me sentí con mucha confianza. Me sirvieron mucho las sesiones, necesitaba alguien que se involucrara conmigo en mi búsqueda, era eso lo que buscaba, y con las preguntas que me hacía, me iba conociendo más y más. Aparte lo bueno de cada sesión es que tratábamos un tema concreto, una problemática, todo dirigido a una meta final. Al final de un tránsito sobre una problemática actual podía encontrar una solución y aplicarla apenas terminaba la sesión. Siempre me incitaba a actuar, yo sentía que estaba muy ansiosa, tenía muchos proyectos y metas que eran difíciles de lograr, tenía miedo. Al hacer Coaching empecé a dar el primer paso para resolver cada uno de mis problemas, y de verdad ciento que crecí mucho y pude superarlos. Siempre termine bien las sesiones, contenta, conectada y con ganas de hacer todo lo que tenía planeado. También aumento la confianza en mí, empecé a ver cuáles eran mis virtudes, las cosas en las que soy buena, esas de las que estoy orgullosa y lo que me hace única. Nunca miramos lo malo, porque no me servía para crecer.

Estoy muy agradecida y muy contenta, y me alegra mucho haber coincidido con Ceci, pude obtener lo que estaba buscando y sé que lo que aprendí me va a acompañar el resto de mi vida”.

Agradezco enormemente a Ana por permitirme acompañarla en su proceso de búsqueda, y que me permita compartir esta nota con ustedes.

Mientras armaba ésta nota le pregunté a ella si quería agregar algo, les comparto su historia en sus propias palabras, la cual quiere compartirla aquí.

Conoce un poco más de Ana…

Siempre fui muy estudiosa, me gustaba aprender y superarme.

Cuando era chica quería ser escritora, cantante o actriz. Más tarde solo escribir, pero no lo veía como una carrera entonces sino como algo que era mío, algo que me hacía única. En la secundaria me interesaron las matemáticas y la biología, por otro lado también el arte, pintura y teatro, y la lengua comenzó a aburrirme… empecé a escribir para sentirme bien pero sin intenciones de publicar nada.

En mitad de mis estudios nos mudamos a otra provincia. Este cambio me costó mucho al principio, el nivel de la nueva escuela era mucho más exigente y en los primeros meses mientras rendía equivalencias me sentí estresada y frustrada con algunas notas. Pero eso no me tiro abajo, sabía que podía hacer más, que podía hacerlo mejor.

Amé la nueva escuela, me gustaban todas las materias,  me gustaba aprender.  Me convertí en el mejor promedio, conseguí una beca para estudiar.

En el último año de la secundaria tenía que decidir, lo primero que pensé fue: “quiero una carrera que me desafíe”.

Las materias de la escuela ya no me desafiaban pero había algo que yo disfrutaba mucho y de lo cual no sabía absolutamente nada: el cine. Me gustaba lo que me hacía sentir, vivir, a través de una historia y yo sentí que mi propósito en la vida era ese. Ayudar a las personas contando historias.

Decidí a entrar a Cine, en el primer examen no me fue muy bien, no sabía nada de tecnología, nunca había manejado una cámara profesional y me sentía muy inferior a mis compañeros. Una vez más, me esforcé porque sabía que podía. Me costó, en ocasiones pensé dejar la carrera, “era una mezcla entre quiero que me vaya bien, pero no sé si esto es lo que quiero para el futuro”, habían empezado las dudas…

Ese año promocione todas las materias. Tuve un verano largo y lleno de pensamientos, quería buscarle la vuelta a mi carrera y terminarla. Pero al año siguiente al poco tiempo de empezar las clases ya no quería seguir, no estaba motivada, estaba agotada, aburrida, incluso empecé a tener síntomas de anemia, estaba débil, sin fuerzas, me dolía la cabeza y me costaba arrancar el día.

Tenía que encontrar una guía. Intenté con un psicólogo, tuve muy pocas sesiones, no me sentía motivada por ir y con el tiempo también lo dejé. Yo seguía concurriendo a clases y rindiendo materias…

Hace un poco me había interesado por las neurociencias y  la inteligencia emocional. Mi mamá me invito a ir a un Congreso de Neurociencias, Inteligencia emocional y Coaching, que se hacía en Córdoba. Yo estaba muy entusiasmada por la idea.

Asistí al congreso sin entender muy bien de qué se trataba, yo iba con el propósito de buscar otras carreras que me interesaran. Allí me encontré con muchísimos coaches, que me incluyeron y con los que compartí opiniones sobre las conferencias, me sentí muy acompañada. Entre ellos estaba Ceci.

Le conté mi situación a Ceci y le dije que estaba buscando una guía, una ayuda, quería organizar mi mente.

Un mes después empezamos las sesiones y el resto ya fue contado.

Qué te dispara leer ésta nota?

Será un placer que lo compartas conmigo dejándome un comentario.

También puedes dejarle si deseas un comentario a Ana debajo, y yo le informaré para que lo vea.

Quiero dar mi agradecimiento a Ana Luz por permitirme crecer, y acompañarla en su proceso, y sus aportes para ésta nota; a Oscar Lalannepor su gran entrega y por dejarme un espacio como columnista en su Diario de Coaching CoacienciaHoy.com; y a mi esposo que me acompaña en cada paso que doy.

Si te gusto ésta nota ponle MG y Compártela!

Te agredezco también que me dejes tus comentarios.

 

Sígueme en las redes sociales!

facebook

instagram

Suscríbete a GestandoPotencial.com AQUI y obtienes una Sesión de Coaching Preliminar conmigo 100 % gratuita y sin compromiso.