Por Braian David para Conciencia Hoy 

*Colaboración de Oscar Lalanne 

La mente nos conduce a crear futuros diferentes de lo que esperábamos, y lo que decimos permite incluirnos en el mundo, ya sea compartido o no, abre las puertas para comprender dónde nos encontramos.

Como se vino comentando en previas notas las personas somos seres que necesitamos comunicarnos. De lo que observamos tenemos la capacidad de articular lo que sentimos, si lo que expresamos es un hecho comprobable y ya reconocido (afirmación) o es algo que puede estar en contra de lo que los demás opinan y sólo analizamos desde nuestra perspectiva (juicios).

Por eso todo lo que decimos nos compromete, es decir debemos hacernos cargo de nuestras palabras. La base de toda comunicación es estar seguro de lo que decimos y expresamos. La posturas, las señales, los gestos, todo acompaña nuestras DECLARACIONES.

Al decir algo, debemos estar seguros que lo que expresamos es una reflexión de lo que pensamos. La palabras que utilizamos, los términos, y las conversaciones pasan a ser más interesantes. Son juicios de autoridad, en los que reconocemos que nuestra palabras tienen fuerza, que lo que contamos tiene importancia.

Lo que expresamos puede modificar nuestro mundo. Las declaraciones son fundamentales del ser humano y nadie tiene la capacidad de controlar lo que decimos, lo que pensamos. Pero hay ocasiones en las que no sabemos reconocer nuestro poder y permitimos que alteren nuestra realidad.

Cómo reconocer en qué situaciones debemos mejorar:

– Si una situación de la que estamos conscientes no nos gusta, debemos saber decidir y dar una opinión, entender que no es efectivo, que no nos gusta y decir NO.

– Cuando nos limitamos y afirmar todo lo que nos dicen, ceder a los demás el mando de la comunicación, permitir que otros dicten nuestros pensamientos, en fin decirle SI a todo.

– En el AMOR, en el PERDÓN  y en decir GRACIAS. Saber que podemos ser tímidos, el miedo a fracasar, a sentirse vulnerable, no querer reconocer que no sabemos todos o simplemente demostrar respeto a quien quiera ser de ayuda.

– En la duda en el NO SÉ, cuando dejamos de creer que todavía se puede aprender algo nuevo o que nuestras respuestas pueden estar equivocadas. Lo importante es reconocer que no sabemos, y entender que siempre hay posibilidades de aprendizaje.

Como dice el refrán:

«Existen dos causas que producen todas las confusiones: no decir lo que pensamos y no hacer lo que decimos»

Todos tenemos la oportunidad de darnos cuenta de que somos artífices de nuestro futuro. Podría decirse que la vida es como una autopista: nuestro vehículo nos transporta por un camino, que tiene desvíos, puentes, cruces, autos más lentos o más rápidos. Sin embargo nosotros somos los únicos encargados de llevarnos a destino. De nada sirve vivir si no es a nuestra manera, y por eso es de inmensa relevancia reconocer que para alcanzar metas, debemos esquivar obstáculos, y a veces la respuesta a todos nuestros problemas la tienen los demás.