Inevitablemente, a lo largo de cada día, tomamos decisiones, incluso cuando la rutina es quien maneja el timón de nuestra existencia.

Absolutamente todos los días tenemos unas cuantas oportunidades para acertar o equivocarnos grandiosamente.

No vamos a echarles la culpa a las emociones por aquellas ocasiones en las que erramos. No siempre la tienen; sólo a veces. Veamos algunas de estas emociones que pueden provocarnos más de un patinazo. Sirvan de ejemplo las siguientes…

  • * El Miedo : El miedo al rechazo, al futuro, al cambio o incluso a que nos abucheen por  nuestro nuevo corte de pelo. Esta emoción, no sólo puede inducirnos a tomar decisiones erróneas, sino que puede impedir que tomemos algunas beneficiosas para nosotros. Como todas las emociones, el miedo tiene su lado “útil“. Pero, al igual que todas, tiene ese lado oscuro que puede perjudicarnos.
  • * El Deseo: Esa pasión que nos ciega y nos hace sentir un hambre desmedida de… ¿amor, sexo, dinero, éxito, poder? Es ese fogonazo que a todos nos ha cegado el pensamiento más de una vez.
  • * La Ira Por desgracia, la furia a veces toma protagonismo y sale a la luz en forma de insultos, golpes y otras bellas muestras del estilo.
  • * El Egoísmo: Éste se camufla detrás de la autoestima, pretendiendo hacer ver que son la misma cosa y así es fácil caer a veces en su trampa. También puede englobar esos arranques de orgullo y/o vanidad, que no hay ninguna razón lógica bajo el cielo que los ampare.

Las emociones son positivas. Forman parte de nosotros y no hay que renunciar a ellas, al contrario. Hay que sacarles todo el partido posible.  Hemos de conocerlas para utilizarlas en nuestro provecho, ¿no crees?

Aquí abordamos el tema de manera muy simple. La realidad es que éste es uno de los temas más complejos que trata de desmenuzar la psicología.

Sin embargo, por enrevesado que sea el asunto, nada nos quita la oportunidad de intentar que las decisiones que tomemos estén lo menos influenciadas posible por ciertas emociones  deslumbrantes.

Pero, ¿tú qué piensas? ¿Crees acaso que quitarle el protagonismo a las emociones a la hora de decidir puede hacer que tu vida sea tan interesante como la de un tubérculo o, por el contrario, crees que la puede mejorar?

Artículo basado en “The 5 Emotions That Drag Us Down Or Shape Our Destiny“, de Enhance Life