¿Qué es la felicidad? Es una pregunta que todos nos hemos formulado alguna vez en la vida.

Cómo decía Séneca en su «De vita beata» «La vida feliz», todos los hombres, hermano Galión, quieren vivir felizmente. Aspiramos a ser felices y para ello intentamos descubrir qué es. Sin embargo, cada persona posee una respuesta, una definición de felicidad diferente, y es precisamente esa disparidad de opiniones ante una cuestión tan trascendental en la existencia del ser humano una de las razones de la aparición de la ética en la antigua Grecia.