Por Diego Marshall Trainer Coach

“Jamás dejes que las dudas paralicen tus acciones. Toma siempre todas las decisiones que necesites tomar, incluso sin tener la seguridad o certeza de que estás decidiendo correctamente” Paulo Coelho

Nuestra mente siempre está decidiendo. Decidimos sobre hitos importantes como trabajar o estudiar, sobre qué estudiar, sobre dónde vivir, con quién vivir, si casarnos o no, etc. Pero también decidimos sobre cuestiones más simples como qué ropa usar, qué comer, si salir o ver una serie, etc.

Las personas (en general) siempre estamos decidiendo. Hablo en general porque abarco a las personas físicas (ser humano) y a las jurídicas (empresas, instituciones, ONG, etc.).

En esto del fluir de la vida a veces nos damos cuenta que como estamos no estamos bien. Que debemos cambiar. Que ya no podemos dilatar más el tema. Debemos tomar una decisión. Que debemos realizar acciones distintas para obtener resultados diferentes.

Ahora bien, por dónde arrancamos. O mejor dicho, cómo arrancamos. ¿Lo hacemos de golpe o vamos de a poco?

Aquí algunas preguntas que puedes hacerte y que te ayudarán a decidir por una u otra opción:

  • Urgencia. Esta es la pregunta que marcará mis siguientes pasos. ¿Tienes la posibilidad de hacerlo gradualmente o la situación amerita una terapia de shock?. Por ejemplo, si mi empresa hasta al borde la quiebra tal vez no tenga tiempo de planificar cambios graduales. En cambio, si debo decidir cómo empiezo a construir mi casa, tal vez la gradualidad sea una opción.
  • Si acciono (o cambio) de una sola vez: ¿estoy dispuesto/a a enfrentar las consecuencias inmediatas que esto acarreará? ¿Cuáles crees que serían dichas consecuencias?
  • – Si acciono en etapas: ¿estoy dispuesto/a a esperar el tiempo que lleve para ver los resultados? ¿Para qué lo haría de esa manera?
  • – Una vez tomada la decisión y hasta la consecución del resultado esperado, te comprometes a trabajar fervientemente en recorrer y hacerte cargo del proceso?

Recuerda: el éxito y por qué no, el fracaso (prefiero llamarlo aprendizaje) depende de las decisiones que tomemos.

Ya lo dijo John Atkinson, “El éxito es una decisión. Decide lo que harás con tu vida u otra persona lo hará por ti”.