Sofia Sales Schmidt Por Sofia Sales Schmidt  (President at Asociación Española de Health Coaching)
Señales del comer emocional

Para la mayoría de las personas con obesidad o sobrepeso, su exceso de peso puede relacionarse con años de hambre emocional.

El comer emocional puede definirse como; el hecho de comer por cualquier razón que no sea hambre.

Si te comes un pizza el sábado por la noche para ver un partido de fútbol porque estas de buen humor o tomas una tarta de chocolate el domingo por la tarde porque extrañas a un ser querido, ambos son ejemplos de hambre emocional.

Ser consciente del hábito es parte del trabajo para gestionarlo. Puedes trabajar en ello observándote y viendo como reaccionas a tus emociones y cuáles son las conductas que adoptas según sea la emoción que sientes.

Somos seres muy básicos y lidiamos con gran parte de nuestras emociones a través de la comida.

Aquí van algunas señales de hambre emocional.

  • UN DESEO REPENTINO, el hambre física no surge de repente. Si te ves dando un salto a la nevera sin tener muy claro por qué… estamos frente a una señal de hambre emocional.
  • CUANDO SOLO UN ALIMENTO TE SATISFACE, si hay hambre físico estas abierto a varias opciones, si en cambio son las emociones las que te mueven generalmente buscaras algo más específico y rara vez será una zanahoria.
  • INCAPACIDAD PARA ESPERAR, las emociones demandan con urgencia. El hambre física no da un margen y podemos esperar un tiempo mientras preparamos que comer.
  • CUANDO NO ME SIENTO SATISFECHA, por mas que ingiera alimentos y este lleno, nunca llega la sensación de satisfacción.
  • EXPERIMENTAS UN ATRACÓN INCONSCIENTE, apenas te das cuenta de todo lo que has comido…
  • AL FINALIZAR, surgen sentimientos de culpa, vergüenza y/o arrepentimiento.

Si te observas a la hora de comer y descubres que algunos de estos patrones están presentes es momento de prestar más atención a tus emociones y ver qué tipo de hambre deseas saciar.

Espero que estos “tips” sirvan para abrir la puerta hacia el descubrimiento, siendo la comida un vehículo estupendo para el auto conocimiento.

Más info: www.metodoschmidt.com