Por Bruno Daniel Draghi  Coach

Lleve varios años de mi vida buscando cual era el sentido que yo quería darle a la misma, eso que me llenara el alma todos los días, y así fue que tras pensarlo, auto-conocerme y auto-cuestionarme encontré tal propósito, ya lo tenia, ya sabia cual era, sabia que era lo que me apasionaba, que era lo que me generaba entusiasmo, que era eso de lo que quería vivir y disfrutar toda mi vida, SER ORADOR MOTIVACIÓN INTERNACIONAL.

Era el momento de tomar la decisión y arrancar con eso tan lindo que había soñado, pero ¿como? Durante esos días las preguntas que me hice fueron muchísimas, hacia menos de tres meses, me había mudado a mi propia casa, la cual estuve en un proceso de construcción de un año, si bien no estaba terminada del todo ya estaba habitable, hacer lo que hice me llevo mucho dinero, por lo tanto mis costos fijos mensuales eran muuuy elevados.

Ir en búsqueda de mi sueño me implicaba renunciar a mis amigos, a mi familia, a la comodidad de mi casa, a mi trabajo, gracias a Dios trabaje seis años en una institución bancaria, tenia un sueldo muy bueno y varios días de vacaciones, y como dije anteriormente muchas obligaciones contraídas, un escenario no tan favorable para tomar mi decisión. A todo esto hay que sumar las opiniones, de la mayoría de mis amigos, de mi familia y de todos mis seres queridos, para todos era mas la locura de “DEJAR UNA ESTABILIDAD” ficticia para mi, ya que nunca tenemos el control ni la certeza de esas cosas, que ir en BÚSQUEDA DE LO QUE ME APASIONA.

Y así fue como mis días empezaron a pasar, no muchos por que soy de tomar decisiones rápidas, pero en esos días me observe, mi nivel de motivación era bajo, no iba a disfrutar de mi trabajo, solo iba a cumplir con una obligación, salia cansado, sin ganas de generar lo que realmente quería. Y tuve la suerte que dando un seminario un hombre empezó a quejarse de su empresa, en ese instante dije que hago, y gracias a Dios una luz vino a mi, le hice la siguiente pregunta ¿Usted cuanto hace que trabaja ahí? Él siguió protestando y dijo 30 años, y ahí fue cuando le hice LA SIGUIENTE PREGUNTA ¿A usted lo obligaron a trabajar o usted eligió estar 30 años de su vida ahí? Inmediatamente esta persona se quedo callada.

Muchas veces hacemos que nuestros miedos sean una muralla enorme de excusas, las cuales asumimos como nuestra única verdad y la única posibilidad, nos resignamos frente a la opción de cambio y nos atamos con cadenas al lugar en el que estamos, haciendo un nudo a nuestra INCIERTA estabilidad, convenciéndonos de que nuestra comodidad es la mejor posibilidad que tenemos. Frente al cambio evaluamos todos los aspectos negativos, le damos tanta fuerzas a estos que nuestros hombros cada vez se encogen mas y nuestra posibilidad de cambio es cada vez mas chica.

Hubo algo que me ayudo mucho a poder tomar la decisión, y fue entender que los miedos son solo información, y que esta información es necesaria para que yo actué en consecuencia, y así fue que comprendí que si quería cambiar mi realidad, tenia que aprender a ver por encima de mis miedos, escuchándolos pero focalizando en ese horizonte llamado SUEÑO, y ahí me salio una energía inagotable, con la cual arme mi plan de retiro del trabajo, establecí los ingresos que necesitaba para poder dejar acomodadas mis obligaciones, y no me ate a mi único sueldo, sino trate de pensar y generar distintos tipos de ingresos para poder hacerlo, ya que con mi sueldo solo, en comparación con los gastos mensuales que tenia hacia que mi decisión fuera prácticamente imposible.

Hoy me encuentro ya hace un mes y medio de viaje, aprendiendo, recorriendo y capacitándome en puntos que necesito mejorar para poder lograr mi gran PROPÓSITO.

Siempre digo en tu vida podes esperar que el destino te traiga algunas cosas, o podes ir en búsqueda de tu verdadero SUEÑO, son simplemente decisiones que nos predisponen y ayudan a transitar la vida desde una emocionalidad completamente distinta.