Por Braian David para Conciencia Hoy 

*Colaboración de Oscar Lalanne 

 

La confianza es uno de los métodos por los cuales las personas respondemos frente a factores externos. Es posible referirnos a ella como una observación de lo que nos rodea, lo cual nos permite elaborar una conclusión para actuar de una determinada manera.

Cuántas veces nos alejamos de una situación, porque no nos genera una sensación de certeza. Las conductas, las posturas, las actitudes de otros, por recuerdos que vienen a la mente, etc. No estamos tranquilos frente a estas circunstancias y hacemos juicios, que nos permiten decidir lo que haremos.

Por otro lado las personas que nos observan, realizan el mismo análisis, y por estas mismas razones, hay a quienes atraemos más que a ciertas personas mas que a otros.

Si yo no creo en mis cualidades, nunca podré generar confianza en los demás. Es así en todos los ámbitos de la vida. Por ejemplo: si me preguntan si sé manejar y no respondo con firmeza, quizá duden en prestarme el auto. Lo que juega en estas situaciones es la comprensión que tenemos de nuestra capacidad de comprometernos.

Hay aspectos que me indican si confiar en el otro. Por ejemplo, lo no-verbal, los movimientos, las posturas, si estoy cruzado de manos o miro hacia todos lados, etc. La franqueza, la honestidad son actitudes que nos generan sentimientos de retribución, y que con esa persona lograremos conversar sobre asuntos que con otras no podríamos.

La sinceridad de quién se compromete o no, le agrega valor a su palabra, coherencia en el habla, en lo que decimos en el presente. De ésta manera, la desconfianza se extingue y empezamos a relacionarnos mejor, a respetarnos y entendernos efectivamente.

Las oportunidades de mejorar, de crecer, las perdemos cuando no recibimos las respuestas que esperábamos.

Existen cinco menciones a tener en cuenta:

  1. No se puede construir desde la desconfianza
  2. Reconocer cuáles juicios tengo fundados, para qué me sirve esa desconfianza. Después de analizar, elegimos
  3. Saliendo de nuestro punto de vista abrir posibilidades, conversando
  4. Hacer pedidos y ofertas, comprometerse. Coordinar acciones nuevas
  5. Comenzar a generar confianza

La confianza es un juicio. Medimos estándares, lo que esperamos del otro. Buscamos una imagen de competencia, de efectividad al actuar y de saber involucrarse y comprometerse. Si no lo cumplen, no vas a confiar, y eso lo convierte en un hecho.

Como dice el dicho :

«Confianza no es saber todo del otro, es no necesitar saberlo»