Por Braian David para Conciencia Hoy 

*Colaboración de Oscar Lalanne 

SER, HACER, TENER

Desde el momento que llegamos al mundo, la sociedad en la que vivimos se va expandiendo. Aprendemos nuevas tareas, técnicas, creamos oportunidades que nos van acercando cada vez más hacia un punto determinado que nos permitirá definirnos, es decir saber quién soy.

Hay personas que durante la vida nos dicen que debemos estudiar, ser educados, tolerantes, amables. Pero más aún, tener algo con que sostenernos o que nos mantenga los pies en la Tierra. Esos son los valores, pueden ser materiales o personales, pero que funcionan como resultado de acciones previas o de procesos que terminan siendo de interés popular.

Por ejemplo: tener un título universitario es un valor académico. Trabajar para una compañía renombrada da valor social, prestigio. Ser talentoso en la música, en un deporte, saber idiomas, poseer habilidades que al fin y al cabo definen nuestro precio en el mercado.

¿Nuestro Precio?

Si, porque aunque no te lo digan tus padres, tíos, abuelos, vecinos, ni en la escuela, todo está conectado con el dinero.

¿Cuántas personas han fracasado en proyectos por falta de presupuesto? ¡Miles!

¿Cuántas estudiantes siguieron carreras que generaban más ingresos? ¡Miles!

¿Por qué mi amigo puede comprar un mejor auto que el mío? ¿por qué no puedo viajar a donde yo quiera? ¿cuántas veces nos ha pasado que nos negamos a la posibilidad de SER porque no nos alcanza?

Nuestra mente se enfoca en lo que es fácil y no en lo difícil, se concentra en compararnos cuando alguien hace o posee lo que deseamos y nos lleva a recurrir a conductas negativas como la envidia, el enojo, la frustración, los prejuicios: «Ella no lo merece» «Nunca trabajó para obtenerlo» «Seguro tiene amigos con mucho dinero» o culpamos factores que no podemos controlar como la estatura, el clima, los políticos, etc. Ejemplos hay montones, como también sobran las oportunidades.

El problema no es el dinero, sino el no hacernos cargo de lo que sucede. En vez de buscar excusas, es el momento de actuar, hacernos RESPONSABLES de nuestro destino. Si no te alcanza, buscá maneras de que sí alcance, si no te gusta lo que hacés, averiguá nuevas alternativas.

El tiempo es lo que más se pierde mientras pensamos, dudamos o nos quejamos.

No pierdas tu TIEMPO, es TU vida, no la malgastes en los sueños de alguien más, cambiá la forma en que ves al mundo y aparecerán nuevas posibilidades. Debemos alejarnos y observar, tratar de encontrar ideas nuevas, transformar al SER, es decir nuestro cuerpo, el lenguaje, las expresiones, las emociones que nos permitirán mejorar nuestras acciones, HACER, REALIZAR y apuntar hacia los resultados, o sea lo que quiero TENER.

Como el cuento de las 9 vacas: https://concienciahoy.com/el-cuento-de-las-nueve-vacas/

¿De qué sirve tener, si no vas a sentir? ¿Por qué hablar, si no vas a escuchar? ¿De qué sirve estar vivo, si no vas a vivir?

¿Por qué es tan importante pagar por algo que no vas a disfrutar?

Las personas están cada vez más conectadas con el lujo, en tener todo pero nunca es suficiente. El que no tiene, no vale, es innecesario, es uno más. La actitud es lo que debemos cambiar, cómo pensamos, cómo nos valoramos, sin obligación de ponernos un precio.

Concentrándonos en el éxito, facilitamos nuestras oportunidades de superar nuestros problemas. Todo el mundo quiere ser exitoso, pero nadie quiere trabajar para serlo, por eso inventamos excusas para no alejarnos de nuestra zona de confort.

Si lo que queremos es mejorar, es necesario hacer sacrificios y no enfocarnos en métodos obsoletos.

Van a haber momentos en los que debemos aceptar nuestros errores, y hacernos responsables de nuestros actos. Saber que hay CONSECUENCIAS ayuda a estar preparado al momento de tomar acción, y estar decidido a seguir adelante, a encontrar la SOLUCIÓN de lo que nos aflige y finalmente escribir un nuevo DESENLACE a nuestros proyectos.

Trabajando se logran las cosas que anhelamos. Debemos entender que  siempre habrán dificultades,  lo único que importa son las decisiones que tomamos y cómo vamos a trabajar para alcanzar el éxito y superar todos aquellos obstáculos que nos impiden la felicidad.