Por  Silvio Martín Teyra 

… «No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario» Walt Whitman

La Visión personal es  la base que actúa como el cimiento sobre el cual levantaremos nuestra edificación, pero también como la guía que nos indica el camino a seguir y que nos aporta inspiración, entusiasmo y compromiso.

La Visión personal implica imaginar el destino que queremos construir, crear la imagen de la vida que ambicionemos vivir, proyectar la manera en que deseamos ser y lo que nos gustaría hacer. Esta visión constituida por los valores, los intereses Y las aspiraciones de cada uno de nosotros, otorga finalidad y significado a nuestra vida y establece la dirección hacia la cual orientamos nuestros objetivos a corto y mediano plazo.

Nos impulsa hacia delante y nos brinda la fuerza y el entusiasmo que nos posibilita encarar los desafíos y superar las dificultades.

También nos aporta una lente especial a través del cual observamos el mundo.

Una de las características centrales de la visión personal está relacionada con la emocionalidad que ella general. Cuando realmente conectamos con nuestros deseos más profundos, cuando nos animamos a darles forma nuestros sueños, cuando tenemos el coraje de emprender el camino e ir por ellos, se prende la chispa que enciende el fuego sagrado de los visionarios. De ahí  surge la confianza en nosotros mismos, la fe en que llegaremos el objetivo deseado, la energía para avanzar más allá de los inconvenientes y la perseverancia para insistir y persistir hasta encontrar por dónde.

La capacidad de crear y comprometerse con una visión es una de las características distintivas de todo líder, emprendedor o creador; de aquellas personas que no se conforman con que las cosas pasen, sino que hacen que sucedan. Imaginen, crear, generan nuevas realidades en el camino y se reinventa en ellos mismos.construyen la vida que quieren vivir. Dudan y temen como todo ser humano, pero enfrenta sus propias limitaciones y aceptan los desafíos que les propone la búsqueda de sus sueños.

La visión representa aquello que deseamos profundamente, lo que le otorga sentido a nuestra vida. Nos impulsará asumir los desafíos y enfrentar los contratiempos. Nos convierte en invencibles aún en la derrota. La posibilidad de hacer realidad nuestros mayores anhelos es lo que, en definitiva, justifica maestra existencia. Estar conectados con nuestra Visión nos permite desplegar las fuerzas que anidan en nuestro corazón.

El propósito de vida es aquello que le confiere significado a lo que hacemos y aún a lo que dejamos de hacer con cheque está presente en todas las decisiones importantes que tomamos. Hay personas que pasan por la vida sin dejar una huella, sin marcar una diferencia con su existencia. Seres que viven sin propósito, salvo la propia sobrevivencia. Hay otros que al darle un sentido su existir se conectan con su potencia interior que le permite avanzar hacia sus objetivos, superando los obstáculos que se le presenten.

Rafael Echeverría plantea  que: «Para conferirle sentido a nuestra existencia, debemos ser capaces de proyectar el ser que somos por la senda transformadora del futuro»

Sin duda esta distinción es de enorme significación en la práctica del coaching Ontológico y todo Coach debe tener la capacidad de facilitar la creación de la visión del coachee, ya que ésta le provee un lugar  diferente desde dónde pararse para mirar la realidad y las circunstancias que le acontecen. La Visión no sólo otorga un propósito de vida, sino que también permite observar posibilidades y reconocer oportunidades que antes resultaban invisibles.

Bibliografía- ANZORENA-OSCAR :  MAESTRIA PERSONAL. EL CAMINO DEL LIDERAZGO 
  • Editorial: EDICIONES LEA

Resumen del libro: Toda persona en algún momento de su vida se ha preguntado "¿qué aspectos míos tengo que cambiar o desarrollar para triunfar laboralmente?". Este libro ofrece una novedosa y potente respuesta a este interrogante, haciendo eje en el vínculo entre el crecimiento personal y la efectividad laboral. El concepto de Maestría Personal centra su enfoque en la expansión del potencial de las personas y en la eficacia del accionar humano, y propone un marco conceptual y un conjunto de herramientas para la facilitación de los procesos de desarrollo personal. En tal sentido, las cinco competencias de la Maestría Personal (Visión Personal, Fortaleza Emocional, Capacidad de Aprendizaje y Cambio, Competencias Conversacionales y Efectividad Interpersonal) constituyen un modelo integral para la práctica del "coaching". Este libro es de especial interés para aquellos que están comprometidos con su crecimiento personal y laboral, como así también para quienes ejercen roles de liderazgo, trabajan como "coaches", consultores organizacionales o facilitadores del desarrollo de personas y equipos en ámbitos empresariales, educativos o deportivos.